/ Varios trabajos del 2016 /

Como siempre seguimos adelante con Sergi y Eudald de Altura, los amigos de En torno a la silla, Rai, la fusteria de Can Batlló…

Recordamos que este año 2017, se cumple el término para adaptar edificios existentes que no tengan prevista ninguna ampliación, reforma, cambio de uso, etc. (“son actuaciones exigibles: las más eficientes, que con un costo reducido permitan una importante mejora de la accesibilidad al edificio”).

La obra nueva, por supuesto, tiene la obligación de cumplir con todos los requisitos.

 

Anuncios

/ Exposición Rehogar7 / Re(h)usar desde la diversidad funcional (Octubre 2015)

En torno a la silla

En los últimos meses no hemos parado. Del 15 al 31 de octubre tuvimos el gustazo de participar en la exposición REHOGAR 7 · Diseño Abierto y Reutilización organizada por MAKEA en el Espai Txema BioBuil(L)t de Barcelona (+ info: eldiario.es | RNE4a partir del minuto 29:45)

Esta edición de REHOGAR presta especial atención a las “Habilidades y Compromisos” de las personas, profesionales, comunidades y redes que activan procesos de transformación de su entorno, y posibilitan su reproducibilidad y adaptabilidad a otros contextos. Transformaciones que se hacen posible mediante técnicas de Reutilización y metodologías de Diseño Abierto, un diseño que crece y evoluciona porque puede ser mejorado por y con otras.

REHOGAR explora un amplio abanico de transformaciones a través de una selección de más de 30 propuestas con un ADN abierto y compartible, dando cuenta de los procesos, las prácticas y las herramientas que facilitan la transformación…

Ver la entrada original 418 palabras más

/ Relatograma

B11L2e-IcAA-Nxa.jpg large

Con En torno a la silla estuvimos en el Forum de cultura libre hablando del diseñar en abierto para una vida fuera de catálogo.

Aquí el relatograma que hizo de nuestra intervención Carla Boserman. Es en realidad el relato gráfico de lo que queríamos decir allí, coincidimos plenamente con su mirada!

/ #cacharratón

#redcacharrera + CoCreable
11 de octubre 2014, Can Batlló.

Formo parte del colectivo En torno a la silla, que es un colectivo de diseño y autoconstrucción de productos de apoyo, pensados desde y para la diversidad funcional, que hace y piensa acerca de ello.
Cuando encontramos a Lluís de Cocreable en la feria maker, este verano, nosotros conocíamos su trabajo y nos acercamos a hablar con él ahí en la feria donde también estábamos presentando nuestras cosas. Y resultó que Lluís también sabía de nuestra existencia.
Rápidamente nos planteamos hacer algo juntos y luego de reunirnos y explicarle el punto donde nos encontrábamos en nuestro proyecto, luego de la Primavera Cacharrera (1), surgió la idea de montar hacia el otoño una jornada intensiva de construcción de cacharros, del tipo de un hackatón. Y eso fue el cacharratón.
Vimos que la cocreación podía ser un buen modo, muy dinámico y estimulante, de comenzar a hacer andar la red cacharrera (2) ya que nos pondría manos a la obra de inmediato. La idea principal era, mediante el proceso on-line que ofrece su plataforma, volcar, reunir y madurar ideas de cosas a construir en una única jornada.
Comenzamos el proceso, se presentaron ideas sencillas y otras más complejas, básicamente para dar solución a temas de funcionamientos diversos.
Se presentaron ideas de desarrollo muy específico, como por ejemplo cómo dar autonomía a una persona con tetraplégia para vaciar su bolsa de orina sin ayuda, o pensar un sistema de mousse que funcione de otras formas y nos solo con las manos, o un elemento que ensamblado a la silla permita sostener una patineta a modo de sidecar, o un sistema de protección del sol y la lluvia para la silla…
Hubo también ideas de desarrollo más genérico como por ejemplo diseñar una línea de ropa accesible o accesorios y gadgets para la silla.
Otras de desarrollo más teórico, como fueron la propuesta de pensar justamente el funcionamiento de la futura red cacharrera, o como pensar y hacer accesibles espacios sociales, que fue uno de los retos que desarrollamos y llamamos TAE.
Una vez desarrollado el proceso de volcado y mejora de los retos seleccionamos presencialmente cuatro, y más o menos cada uno pertenecía a los campos que he descripto.
Los días previos al Cacharratón juntamos, compramos y pedimos materiales que habíamos detectado que necesitaríamos, hicimos toda la cartelería y la difusión, la verdad es que fue bastante trabajo.
El día del Cacharratón se presentaba intenso ya que teníamos que hacer mucho en un día, y comenzamos, todos habíamos traído algo además de ideas y comida para el mediodía: herramientas, una impresora 3D, una máquina de coser, materiales, telas, etc, teníamos sillas de ruedas vacías para probar cosas, y la gente del taller de mobilitat se encargó de preparar el espacio, dejar un banco de trabajo, mesas, etc.
Los que participamos sabíamos a cual de los retos nos ibamos a dedicar aunque también – y esto fue un agregado interesante- durante la jornada hubo “visitas itinerantes”, muy útiles, porque de algún modo iban enhebrando todo lo que se hacia en los grupos.
Creo que fue muy provechoso e interesante, porque más que correr a buscar un resultado, lo que hemos conseguido fue:
-abrir procesos, dar inicio a una red estable.
-vincular personas entre si con saberes muy diversos, conocernos, comenzar nuevas alianzas.
-empoderar enormemente a los que siempre tienen el papel de “usuarios” y que esta vez fueron imprescindibles para enunciar no sólo las necesidades sino las soluciones ya que muchas de las ideas preliminares surgieron desde la misma diversidad funcional.
-“tocar” la ortopedia, que siempre relacionamos con la rehabilitación de un cuerpo solo y que no esta disponible, para ser intervenida desde el diseño o desde la improvisación, desde la pura estética, o la moda, o el arte o el juego.

Alida / En torno a la silla
28 de octubre 2014

(1) La Primavera Cacharrera tuvo lugar en junio. Fue coorganizada por la OVI, los talleres de Can Batlló y por En torno a la silla). Fue una jornada donde se presentaron productos de apoyo, aplicaciones de móvil, gadgets, etc. pensados desde y para la diversidad funcional, demostrando una frondosa y creativa innovación habitualmente oculta.
(2) De la Primavera Cacharrera surgió la idea de montar la red cacharrera de un modo estable y con sede en el Taller de mobilitat de Can Batlló.
La red cacharrera enlazará:
– Personas: productores, terapeutas ocupacionales, diseñadores, manitas, usuarios… interesadas en la construcción y el diseño de cacharros pensados siempre desde el diseño abierto, el bajo coste y la autoconstrucción, desde y para la diversidad funcional,
– Actividades de construcción, mantenimiento y reparación de material ortopédico, sillas de ruedas, etc. y su aprendizaje.
– Un banco de repuestos, de herramientas y de conocimientos.
– La documentación, esto es tutoriales y repositorios donde ir compartiendo aquello que se haga.

#cacharratón minuto cero
#cacharratón minuto cero
preparando el #cacharratón con CoCreable
preparando el #cacharratón con CoCreable
Marcos
Marcos

 

Marga
Marga
Grupo bolsa de incontinencia
Grupo bolsa de incontinencia
Grupo T.A.E.
Grupo T.A.E.
1901931_557984344301933_1667417665479653234_n
Maker Néstor e impresora 3D
1900784_557984914301876_6689745097617720577_o
Grupo textil, gadgets para la silla

 

Grupo Protección sol/lluvia
Grupo Protección sol/lluvia
Silvia y Nestor
Silvia y Nestor

/ Producir maquinas y territorios encarnados de intersección / Synusia 2014

mayo sol

Con este título nos han invitado a hablar en Synusia (en el curso “Cuánto puede un cuerpo colectivo”), y para pensar nos han planteado estas preguntas:
a) ¿Que ventanas de posibilidad se han abierto a partir del 15M? ¿En que sentido se han abierto condiciones de posibilidad para nuevas alianzas desde esta experiencia/colectivo?
b) En esta primera apertura de transversalidades, ¿cual ha sido la potencia política de la noción de diversidad funcional? ¿en que sentido esta noción se ha visto ampliada y desbordada hacia un nuevo territorio de interseccionalidad?.

Aqui va lo que preparamos y dijimos ese día:

En torno a la silla es un colectivo de diseño y auto-construcción de ayudas técnicas, desde y para la diversidad funcional.
También es un colectivo de divulgación de estos temas, que piensa y hace acerca de ello.
Impulsamos cosas como la Primavera Cacharrera, estamos involucrándonos en la organización de la red cacharrera que funcionará en Can Batlló y en una jornada de co-creación y construcción de productos de apoyo que hemos llamado Cacharratón. También estamos haciendo un documental interactivo que se llamará Vidas fuera de catálogo.
Somos, finalmente, una comunidad toda ella hecha de intersecciones entre activistas de la vida independiente, documentalistas, arquitectas, manitas, inventores, etc. Una comunidad inacabada que se va tramando, se va inventando y componiendo en su encuentro con cosas y personas y situaciones…
En ese sentido, y por el camino, todas hemos reubicado nuestros saberes, nuestras certezas e inclusive nuestros propios cuerpos.

1.
Desde hace unos años, pongamos desde el 15M pero también más atrás, desde el banco ocupado de plaza catalunya u otros momentos de la okupación del espacio público, muchas luchas en esta ciudad se han caracterizado por ser “momentos espaciales”, momentos de abrir infraestructuras.
Balbuceantes y frágiles, pero donde esa necesidad y capacidad de darnos infraestructuras (infraestructura entendida complejamente en su sentido material, también de vínculos y de redes de apoyo y sustento) se hizo tangible.
Hace mucho tiempo que las condiciones materiales –infraestructurales y ambientales- forman parte de nuestra agenda, ya que sabemos que para pensar y vivir en común nos hacen falta espacios comunes.
El 15M ha tenido una particular persistencia en el abrir, materializar y sostener, esos espacios experimentales.
Creo que es en esa dimensión del 15M que la existencia de la Comisión de Diversidad Funcional alcanzó su sentido más pleno.
La plaza tuvo muchos dispositivos de accesibilidad para relacionar toda esa diversidad que la estaba habitando (de edades, de hábitos, de lenguajes, de conexiones, de situaciones vitales) ¿cómo se conectaba todo ello para ensanchar nuestras posibilidades? ¿qué necesitábamos para que ese cuerpo pueda más?…
Hubo prótesis en el 15M, códigos en las asambleas, lenguajes de signos y también de gestos para no interrumpir, para no imponer, para facilitar la toma y la escucha de la palabra.
Hubo cantidad de herramientas tecnológicas y digitales, dispositivos maquínicos de muchas clases.
Hubo tiendas, casas en los árboles, crema solar, cabinas de WC, agua, alimentos, huertos, sombra, servicio sanitario, hubo pasillos para evacuar las asambleas en caso de emergencia, etc…
Fue todo un ensayo de como se crean formas y espacios políticos que puedan ser habitables por todas y cualquiera (no solo activistas, militantes, apasionados, jóvenes, especialistas, etc.)
Entonces, con el 15 M, el concepto diversidad funcional se explicita de otro modo, podemos decir que con el 15M el concepto “diversidad funcional” estalla en otras direcciones. El cuerpo colectivo donde se encarna el concepto diversidad funcional crece, porque de algún modo el “normal” también se auto-reconoce y quiere ser reconocido como diverso.
Nosotras decíamos: “Para los que nos reunimos en la comisión de diversidad funcional de la plaza, no se trata de compartir una identidad, sino de ponerse juntos, del mismo lado, para interpelar a una realidad que no reconocemos a nuestro favor y queremos reconfigurar a nuestra medida y según nuestros deseos y necesidades”.
Pensemos en el banco okupado, en el 15 M, pero también en la Pah, en los Yayoflautas, en el Babyblock, ahora las movilizaciones presuponen un cuerpo que requiere apoyo.
Lo dice muy bien J. Buttler:
“Uno de los rasgos importantes de las reuniones públicas que hemos visto recientemente busca confirmar que la resistencia política se basa, fundamentalmente, en la movilización de la vulnerabilidad y que las formas plurales o colectivas de resistencia están estructuradas de forma muy distinta a la idea de un sujeto político que establece su agentividad venciendo su vulnerabilidad”.
Creo que este es el modo para nosotras más interesante de pensar las alianzas que el 15M posibilitó para continuar pensando la gran pregunta ¿Cómo queremos vivir juntos?

2.
Hay una segunda idea, contenida en el concepto Diversidad funcional, que también nos atraviesa e intersecta a todas.
Es la idea de funcionamiento.
Y aquí viene muy bien recoger algunas ideas de Silvia Gil.
Funcionamos con criterios de autosuficiencia y productividad, pensamos nuestras capacidades en relación al mercado, y aquí no están contempladas las diferencias, ni entre nosotras ni al interior de nuestras vidas (la enfermedad, la vejez, la infancia, etc)
Como los cuerpos que llamamos “discapacitados”, nuestros cuerpos también están constreñidos a normas de funcionamiento, nuestras vidas funcionan a medida de los tiempos y las economías de las instituciones, de las grandes corporaciones, de los estados.
¿Cómo trascendemos estas prácticas, estas representaciones, estos valores instituidos para acoger nuevos funcionamientos, nuevas formas de hacer, nuevos modos de habitar?
Porque la lógica existente (la que piensa en términos capacitistas) atiende a un funcionamiento muy limitado.
¿Cómo queremos vivir juntas? …y para ello, ¿cómo sostenemos nuestra vida propia, singular? ¿Cómo hacemos un mundo común hecho de diferencias irreductibles?…

3.
Retomando cosas que la Primavera Cacharrera hizo pensar y escribir a Tomás (Sánchez, compañero de En trono a la silla).
Él compara la primavera cacharrera con el catálogo ortoprotésico.
Y dice, lo que cataloga el Catálogo ortoprotésico son posibilidades existenciales,
Se trata de la VIDA permitida por el catálogo a través de la subvención y el subsidio de objetos alquilados o comprados a agentes económicos privados con la cobertura financiadora de las administraciones publicas… objetos estandarizados, homologados y con certificados de seguridad.
Y esto es el día a día de las ayudas técnicas de las que se sirven las personas que necesitan objetos para funcionar.
Lo que vimos en la Primavera Cacharrera es, en cambio, una tecnología, unos modos de cooperación, de producción entre iguales, unos objetos en su puro valor de uso, una comunidad, unos elementos y vínculos que llamaremos “fuera de catalogo”.
Una innovación oculta hecha por unos cualquiera, que diseñan y hacen cosas.
Tomás hace una lista de lo que hubo allí:
-Alternativas de re-uso y reciclaje: hubo cultura de la reparación y la reutilización.
-Alternativas de auto-fabricación y tecnologías de bajo coste y hecho a medida.
-Alternativas de auto producción: producción colaborativa, innovación distribuída y conocimiento libre.
-Alternativas de fabricación libre, distribuída, por ej. las impresoras 3D, que también hacen accesibles la documentación, tutoriales y planos, para remezclar o replicar algo
-Hubo repositorios de ideas y soluciones, adaptaciones, apaños y creaciones
-Hubo circulación del conocimiento y la creatividad, desde y para la comunidad hacia si misma.
Para nosotros aquí hay una genealogía que va del 15M a la Primavera Cacharrera, a la que En torno a la silla intenta ser leal.
Y hagamos la lista de las limitaciones con que nos encontramos:
Hacen falta recursos para poder continuar y para no auto-precarizarnos en el intento.
Canales de comunicación más densos entre los actores, espacios de fabricación, pensar en talleres y ateneos de fabricación reales y al servicio de la gente, de nosotros.
Hace falta institucionalizar los encuentros, darles consistencia. (por supuesto, hablo de instituciones nuestras)

Y hace falta hacer accesibles para todas, todos nuestros espacios… todos nuestros espacios deben ser accesibles!

Alida / En torno a la silla
25 de septiembre 2014.